Noticia

Amar es prestar atención

Muchas veces la rutina nos atrapa y dejamos de trabajar en relación.

Foto: SnapwireSnaps / Pixabay

De pronto un día te despertás, abrís los ojos, y te preguntás

  • ¿Que nos pasó?
  • ¿En qué momento llegamos a esto?
  • ¿Por qué nosotros no estamos funcionando?
  • ¿Qué hicimos mal?

Algunas personas se enfrascan en análisis profundos, según ellos, buscando el grave problema emocional, la gran causa psicológica que explique el deterioro del amor.

Le puede interesar: Sexo, cosa de dos

Si partimos de un supuesto, un día dos personas decidieron amarse, empezaron a hacer todo lo posible por conquistarse ¿qué fue lo que nos sucedió con el paso del tiempo?

  • Muchas veces la rutina nos atrapa y dejamos de trabajar en relación.
  • La comunicación se deteriora creando silencios profundos, con pleitos eternos.
  • Nos cargamos de resentimientos porque se deja de proponer.
  • Desaparecen los detalles.
  • Dejamos de compartir.
  • Nos cargamos de obligaciones que crean distancias.
  • Se nos olvida que el amor es un proceso de construcción.
  • Damos el amor por sentado y se nos olvida nutrirlo todos los días.
  • Tu pareja se convierte en un elemento más del paisaje y se te olvida el lenguaje positivo, afectivo, sensual y erótico, para mantener activa la pasión.

Al final, múltiples descuidos, y así la relación se va cargando de frustración, cansancio emocional y se camina de forma defensiva, ofensiva, creando un clima tenso en el día a día de tu relación.

En fin, el deterioro del amor es el resultado de lo que se deja de hacer, y esto es un proceso consciente.

Así que la respuesta a ¿qué fue lo que nos pasó? Posiblemente este en vos, en tu pareja, simplemente se les olvidó que amar es un proceso de construcción, se crearon heridas y no se hizo nada por sanarlas.

Siendo esto así, las bases y la motivación se deterioraron, ahora, para revertir esto ambos tienen que trabajar y dárse la oportunidad de renovar el amor todos los días, de lo contrario se va por mal camino.

Dr. Rafael Ramos A.