Noticia

¿Qué debo comer para mejorar la calidad de mi leche materna?

Foto: StockSnap//Pixabay.com

Foto: StockSnap//Pixabay.com

Los siguientes consejos incrementarán la calidad de la leche para alimentar a tu bebé.

La leche materna es el mejor alimento para tu bebé, su composición y nutrientes se adaptan para proporcionarle todas las vitaminas y nutrientes que necesita. Una de sus principales cualidades es la disminución del peligro para el niño de desarrollar patologías como la obesidad o diabetes tipo 1 y 2, entre otras.

Además, para la madre también posee múltiples beneficios,  como la reducción de las hemorragias postparto, la disminución en el riesgo de padecer cáncer de ovario y mama y de padecer diabetes tipo 2.

Cuando se lacta, una buena alimentación es muy importante, ya que una correcta nutrición permite que el amamantamiento sea más sencillo y duradero.

Los siguientes consejos nutricionales para la lactancia permiten mejorar la calidad de la leche materna:

  • La buena hidratación es fundamental, por esto es recomendable ingerir dos litros de agua al día, ya que esta permite preservar la calidad y la cantidad de leche, debido a que está compuesta por un 85% de agua.
  • La ingesta de frutos secos, lomo, carne magra de cerdo, legumbres o huevo, es importante, ya que estos alimentos son ricos en vitamina B1, lo que ayuda a transformar los carbohidratos en energía para el cuerpo.
  • Entre sus funciones, la glándula tiroides genera yodo, oligoelemento nutricional necesario para múltiples funciones vitales. Algunos alimentos en los que lo podemos encontrar son los que provienen del mar, como en el pescado y el marisco.
  • La anemia durante la gestación es una de las principales causas de hipogalactia, por lo que esta se previene con suplementos de hierro y alimentos ricos en este elemento, que permitan que sus depósitos estén garantizados para la lactancia.
  • Alimentos como la coliflor, brócoli o garbanzos pueden causar flatulencias en el bebé, alimentos de este tipo no son recomendables durante la lactancia, por lo que es recomendable sustituirlos por alimentos más livianos y que igualmente aporten vitaminas y minerales, como las zanahorias y frutas como manzana o pera.
  • Evitar el consumo de los alimentos que se usan usualmente como aderezos, como el repollo, el ajo y la cebolla, en casos donde el bebé rechace la leche materna, después de que la madre ingiera alguno de estos, ya que estos modifican el sabor de la leche materna
  • No ingerir ningún tipo de bebida alcohólica, ya sea fermentada o destilada, algunos expertos consideran que carecen de aportes nutricionales ni vitaminas, además estos pasan rápidamente a la leche y alteran del desarrollo cerebral del bebé, producen sueño, disminuyen la producción de leche y modifican el olor del lácteo, por lo que el niño puede rechazarla.
  • Las bebidas con cafeína pueden causar irritabilidad y falta de sueño en el bebé, más de tres tazas de café, chocolate o bebidas de cola, causaría que estas lleguen a la leche.
  • Los dulces están permitidos, pero de forma moderada, la madre no debe superar las 2500 calorías, ya que esto afectaría la dieta sana y equilibrada que debe llevar.