Noticia

Si muriera hoy ¿Cuál sería tu legado?

work-wife-una-nueva-forma-de-someter-las-mujeres

Foto: 089photoshootings / Pixabay.com

A veces pienso que se nos olvida que nuestro paso por este mundo tiene un tiempo limitado. Quizá, tal vez, pensar en que somos aves de paso podría no gustarle, pero lejos de eso, creo que tener conciencia de que un día no estaremos, de que vos y yo, tenemos un tiempo en este mundo, ni más ni menos,  debería conectarnos con la vida con muchísima pasión, entrega, compromiso, disciplina.

La vida es hoy, la tenemos, saber que nuestra vida está en nuestras manos, dentro de lo que podemos controlar, nos pone el reto de hacer de cada minuto una sana experiencia, sin perder tiempo en majadería, cargados de emociones negativas, creando problemas sin sentido.

Quería plantearle un reto maravilloso, la vida es para ser feliz, no es para otra cosa, aún en medio de las tristezas, dolores y carencias que usted y yo arrastramos, la vida es para ser feliz.

Claro está, la vida tiene múltiples capítulos, algunos son un curso doloroso, otros brillan en paz. La vida es de contrastes, que van y vienen, pero de eso se trata, de saber sobreponerse en las crisis, para enfrentar la vida con pasión, todo orientado a disfrutar los bellos y buenos momentos con alegría, porque eso llena nuestro tanque emocional, y le prepara para enfrentar las grandes crisis, que fijo le tocará vivir. Le pregunto.

  • ¿Qué está haciendo con su vida?
  • ¿Qué decisiones estás tomando?
  • ¿Qué proyectos está asumiendo?
  • ¿Cuáles son sus sueños?
  • ¿Qué virtudes tiene?
  • ¿Con qué herramientas cuenta para salir adelante?
  • ¿Cuáles miedos le han atrapado en la parálisis emocional?
  • ¿Qué cosas quiere que sucedan?
  • ¿Qué aroma deja en sus relaciones interpersonales?
  • ¿Cuándo alguien esta cerca de vos, con qué impresión se va?

Yo creo que todos podemos dejar un maravilloso legado en nuestra vida. No tenemos que ser grandes escritores o grandes pensadores, para que esto sea así, hay un legado simple:

Es dejarle a los demás un grato recuerdo, que cada minuto que los otros pasan a nuestro lado sea una historia para recordar siempre, que sea una huella positiva en el alma, que sea una fuente de energía positiva

Un hermoso legado es:

  • Una sonrisa que se expresa con genuino sentimiento.
  • Una palabra de apoyo en un momento duro.
  • Un abrazo cálido, tierno y profundo en un momento de dolor.
  • Un consejo prudente que nace en la búsqueda del crecimiento personal de los demás, no en el egoísmo, ni en la envidia.
  • Un hermoso legado es el perdón y la reconciliación después de una discusión.
  • Permitirse disfrutar cada momento que la vida le da.
  • Un gesto solidario, un café, una cena sencilla, con un amplio menú de emociones gourmet.
  • Prestarle atención a otra persona cuando realmente lo necesita.
  • Tener la capacidad de disfrutar la lluvia.
  • Poder decirle a otras personas que si se puede salir adelante.
  • Soñar con la construcción de la paz que nace de los gestos positivos.

El reto que tiene por delante hoy, no es complicarse pensando en ¿Cuál sería su  legado? Quiero proponerle algunas cosas, que pueden resultar simples,  vos podés estar en desacuerdo, pero estoy convencido de esto.

  • Que tal si pudiéramos dejarle a los demás el recuerdo de una persona que pasó de la arrogancia a la humildad, entonces se terminan los problemas, así se construyeron los puentes de la salud emocional.
  • Que tal si usted reconoce que es una persona que tiende a complicarlo todo, de esas personas que discute y pelea por todo. Usted podría dejarle el legado a sus seres queridos de trabajar en convertirse en una persona que aprende a escuchar, hablar, disfrutar.
  • Quizá un legado maravilloso sean los besos, los abrazos que su pareja y sus hijos le piden, pero a usted no le ha dado la gana.

Yo creo que todos estamos aquí para hacer grandes cosas, pero esto no significa hacer mucho ruido, esto significa hacer de nuestra vida y la de las personas que están a nuestro alrededor una historia cargada de buenos momentos, de alegrías profundas, respeto sincero.

Dr. Rafael Ramos.