Noticia

Terminé, pero sigo pendiente de mi pasado y de mi “Ex”

Foto: Pixabay.com/StockSnap

Foto: Pixabay.com/StockSnap

Terminar una relación, en sí mismo es un proceso que puede resultar doloroso, desgastante, pero también para muchos podría llegar a ser liberador.

Lo cierto es que implica una serie de decisiones, algunas muy difíciles, pero, que al final están orientadas a pasar de una situación incómoda, frustrante, angustiante a una vivencia más plena y serena a nivel emocional.

Dado que, si queremos terminar, es porque hay un nivel de insatisfacción que no ha logrado resolverse, o que ya se agotaron las vías de solución, aún cuando haya uno de los dos que no quiera terminar, lo cierto es que nada se puede hacer, si en un proyecto de dos, sólo una parte quiere seguir en la relación y la otra no, esto es suficiente para darle sentido a la ruptura.

Ahora, si la ruptura llego, lo cierto es que la relación en este momento dejó de tener sentido entonces, quiero que te hagas estas preguntas, y te las tomés muy en serio:

  • ¿Por qué razón estás pendiente de tu ex?
  • ¿En qué te beneficia?
  • ¿Te has dado cuenta de las consecuencias negativas que esto te trae?
  • ¿Cuánta energía has gastado en estar pendiente de tu ex?
  • ¿Estás seguro, segura que esto te hace bien?
  • ¿Considerás que esto tiene algún sentido en tu vida?
  • ¿Qué ganás con estar pendiente de la vida de tu ex?
  • ¿Creés que vale la pena?

Estar pendiente de tu ex, a todas luces, es claro, no tiene sentido, estar pegado ahí sólo te está haciendo daño, estás desperdiciando tu historia, estás complicando tus decisiones y no estás dando espacio para la esperanza.

¿No creés que es el momento de ponerte un alto a esto? ¡Es momento de hacer un cierre y con dolor avanzar!

Es tu vida es tu decisión.

Dr. Rafael Ramos.