Noticia

Los perros detectan a las personas con malas intenciones

los-perros-detectan-las-personas-con-malas-intenciones

CC Lepale - Pixabay

Los perros son sumamente inteligentes y nunca dejan de sorprendernos con su astucia. También sabemos que tienen un gran poder de intuición y son capaces de asimilar el vocabulario e incluso detectar enfermedades.

Ahora un nuevo descubrimiento reveló que los perros tienen la capacidad de saber en quién confiar y en quién no. El estudio estuvo a cargo de la doctora Akiko Takaoka y su equipo de investigación en la Universidad de Kyoto, Japón. 

Mira también: Como educar correctamente a tu mascota

Los científicos aseguraron que los perros pueden predecir conductas futuras en algunas personas, y esto se debe a su capacidad para percibir el comportamiento humano, dijo John Bradshaw, miembro de la comunidad de Bristol.

El estudio se publicó en el Diario de la Cognición Animal, y el total de perros utilizados en este experimento fueron 34, y todos demostraron el mismo comportamiento.

Los perros detectan a las personas con malas intenciones - Imagen 1

CC Seaq68 – Pixabay

Durante los experimentos, los investigadores señalaban recipientes que contenían alimentos, pero en la segunda fase se señalaba un recipiente vacío. En la tercera y última ronda los investigadores volvieron a señalar un contenedor con comida, pero los perros no contestaron de ninguna manera.

Takaoka sugiere que los perros usaron su experiencia previa para determinar si una persona es de fiar o no. “Tienen una inteligencia social más sofisticada de lo que pensábamos, la cual evolucionó selectivamente a lo largo de la historia junto a los seres humanos”, comentó la investigadora.

Los científicos dicen que para comprender más este asunto, la siguiente especie que investigarán serán los lobos, primos de los perros, para saber qué consecuencias tiene la domesticación en este comportamiento.

Cabe destacar que los perros también reaccionan a la forma en la que interactúan otras personas con sus dueños. Durante un período del experimento, los dueños de los perros debían pedirles ayuda a varias personas, las primeras ofrecieron ayuda, las segundas los trataron mal y las últimas solo los ignoraron.

Cuando los que se negaron a ayudar o ignoraron a los dueños ofrecieron obsequios a los perros, los perros se negaron a recibirlos.