Noticia

¿Porqué después de la ducha nuestra piel es tirante y reseca?

porque-despues-de-la-ducha-nuestra-piel-es-tirante-y-reseca

CC Wilkernet- Pixabay

Si usted es de las personas que siente la piel tirante y reseca después de salir de la ducha,  no se extrañe, es más común de lo que cree.

Mira también: Mascarilla de huevo para recuperar el cabello maltratado

Cada vez hay más personas que acuden a las consultas médicas y dermatológicas alegando que tienen la piel sensible, explica Santiago Vidal Asensi, jefe del Servicio de Dermatología en el Hospital Central de la Defensa y director de Clínica Dermogalénica: “Aproximadamente el 50% de las mujeres y el 30% de los hombres se quejan de padecer picores, descamaciones o tiranteces”. puede ser por exceso de lavado, esa es la pregunta y la respuesta es que sí, pero sobre todo no lo hacemos de la manera correcta.

“La teoría de la higiene excesiva, y la alteración que provoca en el manto protector, se ha introducido en el debate científico en los últimos años y parece tener relación con los desequilibrios en el microbioma cutáneo los gérmenes los cuales habitan en nuestra piel de forma natural”

Los expertos advierten de que la calidad y composición adulterada del agua corriente combinada con productos de higiene demasiado agresivos están detrás del deterioro progresivo del manto hidrolipídico, ese escudo protector de la epidermis formado por una mezcla de sebo y sudor.

Cuanto más dura es el agua, peor es para su piel

Comprobar la calidad del agua es la mejor opción, si al salir de la ducha la piel se siente molesta y tirante, incluso, pica, es un síntoma claro de que no es tan inodora, insípida e incolora como debería”, comenta Mari Carmen Vallejos, farmacéutica y product manager de A-DERMA.

El principal problema que generalmente ocurre es que  en su casa a través de las cañerías se filtra  la cal.  Según la farmacéutica, esto puede desencadenar además de los síntomas ya mencionados “la aparición de enfermedades más severas como el eccema atópico (un tipo de dermatitis o inflamación de la piel) o agravar otras como la psoriasis”.

La cal y los compuestos químicos que se usan en el proceso de potabilización, como el cloro, desequilibran el pH natural del bulbo piloso y la fibra capilar, añade Blanchard: “Perjudican seriamente la salud capilar produciendo más allá del aspecto de la melena problemas como hipersensibilidad del cuero cabelludo, caspa, grasa, alopecia, etcétera”.