Noticia

Sencillos trucos para mantener tu armario ordenado

sencillos-trucos-para-mantener-tu-armario-ordenado

CC Free-Photos - Pixabay

Desde su estreno en Netflix el pasado 1 de enero, Tyiding up with Marie Kondo (Poniendo en orden con Marie Kondo) ha generado toda clase de sensaciones: desde la obsesión de todas las personas ordenadas y amantes de la limpieza hasta duras críticas en las redes sociales por la forma en la que la gurú japonesa organiza las librerías de las casas a las que acude (deshaciéndose de los libros). Pero más allá de las opiniones, lo que es una realidad es el éxito que ha tenido en el mundo el método de Kondo para optimizar el espacio. Algo que puede venir muy bien para aquellas personas que se han planteado ser más organizados como propósito para este nuevo año y no seguir conviviendo con varias montañas de ropa acumuladas en la habitación.

Uno de los principales consejos de Kondo para ahorrar espacio y localizar mejor nuestras prendas cuando las queramos usar es el de doblar la ropa en lugar de colgarla. De hecho, fue su meticulosa forma de doblar las prendas y guardarlas en los cajones en vertical lo que le dio la fama. Antes de llegar a Netflix, Kondo ya explicaba en distintos vídeos de Youtube esta técnica, denominada Hikidashi. El resultado: una mejor optimización del espacio.

La técnica de Kondo no es la única. Existen otros trucos, como los propuestos por Jacki Hollywood Brown, autora del portal sobre organización Unclutterer, con el que podemos guardar la ropa en rollos como si cada prenda fuese un burrito. Para hacerlo solo hay que enrollar la ropa después de haberla doblado. Esta experta en organización también propone plegar y apilar los pantalones para guardarlos en cajones en lugar de colgarlos. Y aconseja separar las pilas con cajas para optimizar el espacio.

Conocer la mejor forma de guardar cada prenda

Aunque no todas las prendas pueden ir dobladas o enrolladas en un cajón. Hollywood Brown explica en su blog que el secreto para saber cómo debemos guardarlas está en el tipo de tejido: Todas las de —pijamas, calcetines y la ropa interior— deben ir al cajón, mientras que abrigos, faldas, vestidos y chaquetas en perchas porque pueden deformarse. Los jerséis de punto y cachemira sugiere doblarlos dentro de estantes de tela colgantes dentro del armario.

Una vez tengamos claro qué irá doblado y qué irá colgado, Alicia Iglesias, autora de Pon tu vida en orden: Cómo recuperar el espacio y el tiempo para ti, recomienda separar la ropa por tipo de prenda: por un lado las bragas o calzoncillos, por otro las camisetas, y así con cada cosa.

Elegir bien las perchas

En cuanto a la ropa que irá tendida, si queremos mantener un orden, también debemos saber elegir bien las perchas. Iglesias opina que debe optar siempre por modelos que sean finos y tenerlas todas del mismo tipo. Silvia Llorens de AorganiZarte y miembro de la Asociación de Organizadores Profesionales de España (AOPE) añade que, para evitar que las prendas se resbalen, debemos comprar perchas recubiertas con piel de melocotón o con algún material que evite que la ropa se deslice.

Además, Iglesias prefiere tener una percha para cada prenda y así evitar caer en el “efecto cebolla” de poner varias capas de ropa sobre una misma percha.

Tanto Iglesias como Llorens consideran indispensables los organizadores de cajones para que la ropa no se junte. “Los hay de muchos tipos, desde cajas sin tapa, separadores que se adaptan a la medida del cajón o pequeños cajones cada uno para un tipo de prenda”, afirma la experta de AorganiZarte. Iglesias va más allá y recomienda en su blog personalizar los armarios con baldas con railes extraíbles , dos barras a diferentes alturas para las distintas longitudes de ropa y un zapatero. También podemos usar colocar corbateros o colgadores en la pared interior del armario para guardar los pañuelos, cinturones, gorras e incluso collares y otros accesorios. Si el armario tiene estantes y hay demasiado hueco entre ellos, “se pueden poner cestas correderas para separar mejor y evitar las pilas de camisetas y jerseys amontonados”, asegura Silvia Llorens. También podemos usar colocar corbateros o colgadores en la pared interior del armario para guardar los pañuelos, cinturones, gorras e incluso collares y otros accesorios. Y, si el armario tiene estantes y hay demasiado hueco entre ellos, “se pueden poner cestas correderas para separar mejor y evitar las pilas de camisetas y jerseys amontonados”, asegura Silvia Llorens.

Personalizar el armario

Tanto Iglesias como Llorens consideran indispensables los organizadores de cajones para que la ropa no se junte. “Los hay de muchos tipos, desde cajas sin tapa, separadores que se adaptan a la medida del cajón o pequeños cajones cada uno para un tipo de prenda”, afirma la experta de AorganiZarte.Iglesias va más allá y recomienda en su blog personalizar los armarios con baldas con railes extraíbles, dos barras a diferentes alturas para las distintas longitudes de ropa y un zapatero.

También podemos usar colocar corbateros o colgadores en la pared interior del armario para guardar los pañuelos, cinturones, gorras e incluso collares y otros accesorios. Si el armario tiene estantes y hay demasiado hueco entre ellos, “se pueden poner cestas correderas para separar mejor y evitar las pilas de camisetas y jerseys amontonados”, asegura Silvia Llorens.

También podemos usar colocar corbateros o colgadores en la pared interior del armario para guardar los pañuelos, cinturones, gorras e incluso collares y otros accesorios. Y, si el armario tiene estantes y hay demasiado hueco entre ellos, “se pueden poner cestas correderas para separar mejor y evitar las pilas de camisetas y jerseys amontonados”, asegura Silvia Llorens.

Hacer trasvase de ropa

Otra clave para mantener el orden está en la vieja costumbre de nuestras madres y abuelas de guardar la ropa por temporadas: en invierno dejar solo en el armario aquella destinada para el frío y guardar la del verano en maletas en algún trastero. Y en verano, lo contrario.

Llorens asegura que las bolsas de almacenaje al vacío son perfectas para ropa de otras temporadas, edredones o mantas, pues tienen tres veces más capacidad que una normal. Así como afirma que no debemos olvidarnos de los altillos. Por último, afirma que “para no acumular debemos seguir la sagrada regla de oro: cuando algo entra, algo tiene que salir”.