Noticia

¿Cómo regresar después de unas placenteras vacaciones?

Foto: Free-Photos/Pixabay.com

Foto: Free-Photos/Pixabay.com

Seas o no parte de ese tercio de la población española en activo que, según Adecco, en septiembre tiene que lidiar con el síndrome postvacacional, recopilamos planes, iniciativas y pequeños gestos para hacer el regreso menos insoportable.

Empieza a planear las siguientes vacaciones. Aunque pueda sonar precipitado y es probable que tu bolsillo aún no se haya recuperado del todo, un nuevo plan a la vista ayuda a combatir la nostalgia vacacional. Ya sea a lo grande, como un road trip con amigos para el próximo verano y un viaje de esos con destino que son tendencia entre millennials arrasando en Instagram (Ciudad de México, islas griegas o el Algarve portugués entre ellos, según Earth). O algo a corto plazo para cualquiera de los puentes que quedan antes de que acabe el año. Una excursión de un día dentro de tu propia ciudad en busca de esos sitios que, por un momento, te hacen creer que estás en otra y una noche en un hotel original también sirven para combatir lo cotidiano.

Practicar esa actividad que, de verdad, te apetece. Septiembre es el mes en que realmente comenzamos a funcionar otra vez planificando lo que vendrá hasta que podamos escaparnos de vacaciones de nuevo. Empezar con alguna actividad que nos haga sentir mejor y apetezca siempre motiva. Algo más físico que haga liberar endorfinas para combatir el estrés y que triunfa en los timeline, como el boxeo. O las que ayudan a ‘vivir el presente’ (una de las tendencias de búsqueda en aumento para 2018, según señalaba un estudio de Pinterest), como el yoga o el taichí, pueden ser apetecibles. También puedes sumarte al repunte del ballet, ¿quién no ha fantaseado con la idea de cruzarse la ciudad entre carreras y bailes al ritmo de Modern Love como Greta Gerwig en Frances Ha?

Las listas de lectura también son para el otoño. Cambiar tumbona y sombrilla por sofá y mantita no está tan mal. Aunque haya menos tiempo para el ocio que en verano, hacer una nueva recopilación de lecturas apetecibles levanta el ánimo. Si el estío no ha dado tanto de sí y aún tienes pendiente el que se postula como imprescindible de 2018, Conversaciones entre amigos (Literatura Random House), de Sally Rooney, es una buena excusa para leerlo antes de que acabe el año. Es la primera novela de esta filóloga irlandesa nacida en 1991 que trata del amor y las relaciones sin etiquetas y que ya le ha valido el título de “una de las voces de su generación”.

Si el síndrome post-vacacional te ha trastocado el sueño y no levantas cabeza, echa un vistazo al recién salido del horno Duérmete ya (Blackie Books), de Henry Nicholls, “un ensayo sobre narcolepsia, insomnio y la importancia del sueño” que ha despertado el interés del chico de moda del internet patrio, James Rhodes. Y si quieres el trabajo ya hecho, aquí la lista de lecturas sobre iconos de moda de S Moda para Librotea.

Nuevos hábitos que te hagan sentir bien. Que el remedio no sea peor que la enfermedad. Introducir pequeños cambios hacia un estilo de vida más saludables no tiene porqué ser un motivo extra de agobio justo cuando vuelves de las vacaciones. Pero lidiar con el pesar de los excesos veraniegos es más fácil si el reto no es enorme y apetece. Lejos de dietas dudosas e imposibles, seguir los consejos de la OMS sobre una alimentación saludable para prevenir cardiopatías y otras enfermedades puede ser tan sencillo como sumarse al movimiento de ‘comida real’, comer de todo pero evitando procesados. Otros clásicos de esta lista: dejar por fin de fumar, pasar del alcohol y practicar ejercicio varias veces por semana.

También nuevos vicios. Enganchan y (hasta que se demuestre lo contrario) no son nocivas para la salud. Uno de los estrenos de series que más expectación ha generado recientemente es el regreso de Matt Groening (Los Simpsons, Futurama) con algo nuevo tras casi dos décadas. (Des)encanto, disponible en Netflix, es la historia de la princesa Bean, que huye de un matrimonio de conveniencia -las hay que pasan del anillo, JLo-. La voz en inglés la pone Abbi Jacobson (Broad City) y su autor dice que la serie es “feminista”. Tres días después de su estreno, más allá de los haters tuiteros, la crítica se queda un poco fría y la mejor manera de saber si engancha o no, es verla. Otra novedad que, por antecedentes, promete merecer un visionado ya de vuelta en casa es la tercera temporada de Insecure, HBO.

Da un aire nuevo a tu espacio. Según la neuroarquitectura, la decoración y la distribución del espacio nos condicionan. No parece que la vuelta de las vacaciones sea el momento idóneo para echar abajo paredes y reconstruir, pero pequeños gestos tan sencillos como incluir plantas, pueden ayudar a combatir el estrés que genera el cambio. Si hace casi 30 años la NASA ya apuntaba el poder de las plantas para limpiar el aire con un estudio, en 2018 lo visual cobra protagonismo. Este último año las plantas han invadido casas y oficinas ,según auguraba el análisis de tendencias para este año de Pinterest. La Monstera deliciosa o la Calathea Orbifolia son las que más pasiones desatan (la búsqueda de estas en la plataforma aumentó en un 533%).

Planea lo que viene por escrito. Los viajes que harás, las pequeñas escapadas, las clases de boxeo o de ballet y, ahora que has vuelto, también el trabajo. Buscar un espacio físico, una agenda o libreta, donde recopilar todo te ayuda a organizarte. Escribir a mano, según un estudio de Pam Mueller y Daniel Oppenheimer publicado en Scientific America, da claridad de ideas y ayuda a recordar. Otra tendencia de utilidad es la de crear un bullet journal. Ya sea a modo nostálgico recordando las vacaciones, que como entusiasta organizando próximos movimientos a base de tipografías preciosas y cintas washi. Todo suma para afrontar el regreso a la rutina.