Conversemos con Dios: La esencia del ser es su mayor virtud

cespinosa