Dios nos brinda un escudo de protección, siempre y cuando acudamos a él para refugiarnos en su divinidad y perfección; él solo nos pide creer en su amor.

Conversemos con Dios: Un escudo de protección

cespinosa

Dios nos brinda un escudo de protección, siempre y cuando acudamos a él para refugiarnos en su divinidad y perfección; él solo nos pide creer en su amor y sabiduría.