¡Cuidado con los estilos de comunicación violentos!

cespinosa

En toda relación de pareja habrá desacuerdos, diferencias de criterio, que pueden provocar algunos momentos de tensión, ahora, toda vez que estos momentos no impliquen maltrato verbal, físico, psicológico, estos desacuerdos podemos considerarlos normales, y deben ser tratados desde la reflexión, la objetividad, es decir buscar un argumento para propiciar sanos acuerdos, en función de la mejor propuesta y el beneficio de los dos.

Ahora, hay que tener mucho cuidado si la comunicación con tu pareja tiene estas características:

Hay gritos y gestos muy fuertes que te hacen anularte.
Hay un uso de un vocabulario ofensivo, soez y hiriente.
Tu pareja no tiene reparo en humillarte con sus expresiones.
No tiene un argumento, simplemente se concentra en maltratarte.
No tiene reparo en descalificarte y hacerlo frente a tus hijos, en un ambiente público, en cualquier circunstancia.
No hay un diálogo en doble vía, todo es en función de lo que dice tu pareja.
Sus gestos inducen temor, control, no hay forma de llegar a acuerdos.
Tu pareja simplemente se impone, te manda a callar.
Constantemente hace referencias descalificantes como estúpida, imbécil, etc.
Si por alguna razón vos le das una idea mejor, saca cuerpo, tratando de amedrentarte, coaccionarte o anularte como persona y de esta manera no tenés opción de decir nada.
Las estructuras de comunicación violentas, son un reflejo de un problema en ambos miembros de la pareja:

Uno que es clara y abiertamente agresivo, por tanto está invalidado para estar en pareja, en el tanto no resuelva sus problemas de agresión.
La persona, que se deja agredir, tiene que revisar el porqué se permite esto en su vida.
Dr. Rafael Ramos.