receta-del-dia-sopa-de-tomate

Receta del día: Sopa de tomate

cespinosa

Las sopas  de verduras están en la cumbre de los alimentos más nutritivos ya que son elaboradas con ingredientes naturales ya sea de origen vegetal o animal.

Te puede interesar: Receta del día: Sancocho de pollo

Ingredientes:

Preparación: 

  1. Pela y pica en trozos pequeños la cebolla, el pimiento rojo, la zanahoria y  los dientes de ajo. El pimiento  puede ser en un tamaño mediano.
  2. Cuando estén picados, toma una olla, añade un poco de aceite de oliva e incorpora todos los ingredientes y tápalos. Déjalo cocinar a fuego lento.
  3. En otra olla con la capacidad suficiente para añadir todos los tomates, llénala de agua y deja que hierva. Cuando el agua esté hirviendo, agrégale los tomates y déjalos durante un minuto aproximadamente para que reposen. Es muy importante que estos vegetales sean maduros para obtener mayor sabor.
  4. Mientras reposan los tomates, añade una cucharada de azúcar a las verduras y revuelve. Deberás ir vigilando que no se quemen ni peguen, así que muévelas con una cuchara de madera de vez en cuando. El azúcar lo utilizamos para mitigar la acidez de los tomates pero si es de tu preferencia reduce la cantidad.

  5. Cuando los tomates estén escaldados, sacalos y deja que se enfríen un poco y retira la piel a cada uno de ellos, verás que prácticamente sale sola. Luego, deberás picarlos como hiciste con las verduras, en pequeños trozos.
  6. Después de haber cubierto los vegetales con el agua, deberás dejarlos al fuego unos 20 minutos, súbelo a fuego medio para que hierva. Pasado el tiempo, verás que la sopa de tomate ya ha adquirido el tono rojizo. Apaga el fuego, deja que se baje la temperatura un poco y revuelvelo todo para conseguir una textura cremosa.
  7. En muchos lugares tiene la costumbre de servir la sopa de tomate con un poco de pan frito por encima. De manera que, si quieres, puedes trocear un poco de pan, freírlo y añadirlo a los platos individuales.
  8. Si deseas al final de la preparación puedes agregar un poco de queso chedar, agregándolo en la sopa caliente para que el queso pueda derretirse.