Qué pasa en el cuerpo de una mujer si no ha tenido relaciones sexuales en mucho tiempo

Foto de referencia: GettyImages

Qué pasa en el cuerpo de una mujer si no ha tenido relaciones sexuales en mucho tiempo

Especialistas aseguran que la falta de sexo puede causar distintas repercusiones en nuestra vida. Toma nota.

Lady Umaña Baquero

Por diferentes circunstancias una persona, ya sea hombre o mujer, puede durar largas temporadas sin tener relaciones sexuales, lo que hace que nazcan preguntas como qué pasa si no tengo sexo en mucho tiempo.

Este artículo se basará en los cambios que pueden presentar las mujeres debido a la falta de vida sexual activa, según la psicóloga Eva Sánchez.

A través del portal Psicología Online, la especialista comentó que las mujeres pueden pasar todo el tiempo que decidan sin tener relaciones íntimas, que se refiere tanto al coito con otra persona o la masturbación, pero que estudio han confirmado que luego de 3 meses sin actividad sexual pueden llegar algunas consecuencias negativas.

  • Debilitamiento del sistema inmunitario
  • Dificultades a la hora de mantener relaciones sexuales
  • Aumento de los dolores menstruales
  • Mayor probabilidad de sufrir una cardiopatía
  • Dificultades para controlar el nivel de estrés y/o ansiedad
  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Disminución de libido y el interés por el sexo en general
  • Desconexión con la pareja al eliminar el vínculo sexual

Mira también: “Las relaciones sexuales frecuentes pueden retrasar la menopausia”, aseguran expertos

Otra de las preguntas frecuentes, según Sánchez, es si es normal el dolor después de mucho tiempo sin tener sexo, a lo que responde que todo depende de la salud vaginal, ya que “los problemas vaginales pueden afectar al deseo sexual, la fertilidad y/o a la capacidad para conseguir llegar al orgasmo”.

Algunos problemas vaginales que puedes aparecer y provocar el dolor son:

  • Atrofia vaginal o inflamación de las paredes vaginales
  • Disminución de la elasticidad de los tejidos de la vagina
  • Debilidad de los músculos vaginales y del suelo pélvico
  • Reducción de la lubricación natural de la vagina

MÁS SOBRE: