Crédito: Getty

Crédito: Getty

“No supe escucharlo”: El desgarrador relato de una mamá tras perder a su hijo

La pérdida de un hijo es muy difícil de superar

mpilarp

El duelo es uno de los procesos psicológicos más complejos que puede llevar una persona. Tras una pérdida, ausencia o muerte, los seres humanos comienzan a sufrir ciertos síntomas emocionales, como: ansiedad, miedo, culpa, confusión, depresión y shock emocional, entre otros. 

Debido a que es una herida, requiere un proceso y un tiempo de cicatrización propia para cada persona. Cada individuo se enfrenta a su escalera emocional y durante su proceso asimila y supera su duelo. 

Sin embargo, cada persona reacciona de manera diferente a la muerte y ajustamos nuestros propios mecanismos para sobrellevar el dolor. Así fue la historia de Patricia, una mujer soñadora y trabajadora, a quien la vida le dio un giro inesperado. Su hijo perdió la vida y para ella sobrellevarlo le ha sido bastante difícil. 

En medio del llanto hablando con nuestro Locutor José Luis Mateus en el programa ‘El Desahogo’ Patricia ha confesado que es una situación sumamente difícil para ella. 

Lee también: ¡Increíble! Dos niños le robaron el carro a su mamá porque les quitó los celulares

“Esto es tan terrible, uno muchas veces confía en sus hijos y los amo, pero uno no ve a fondo los problemas que tienen”

 Para ella, hasta el momento lo más complicado ha sido, que tal vez no prestó la atención necesaria a los problemas de su hijo, pues tenía problemas con su pareja actual y ella no siente que hizo lo suficiente. 

José Luis le preguntó por su otra hija, quien al parecer también sufre de depresión y también ha sido una situación muy complicada de manejar. 

Te puede interesar: Roban el cuerpo del hijo no reconocido de; El Puma de la funeraria

Recordemos que la depresión genera en las personas sentimientos de tristeza o pérdida de interés en actividades que antes disfrutaban. Puede traer consigo problemas emocionales y físicos, y puede disminuir su capacidad para funcionar en el trabajo o en el hogar.

Por ahora, Patricia deja todo en manos de Dios y le pide todos los días para que su hijo descanse en paz y ella pueda continuar adelante.

MÁS SOBRE: