Foto: GettyImages

¿Dónde nació el agüero de comer las 12 uvas el 31 de diciembre?

Muchas personas creen firmemente en el propósito de esta fruta, sin embargo desconocen su peculiar origen.

estuddigital07

Diciembre es un mes donde los rituales y las tradiciones abundan de manera ilimitada. Costumbres como realizar las novenas, comer buñuelo y natilla, y estrenar prendas de colores específicos para atraer el amor, la riqueza y el éxito en un nuevo año son tan solo algunas prácticas que suelen ejecutar las personas durante esta espléndida temporada.

La mayoría de los amantes de esta época, por ejemplo, cierran el último día de diciembre con una cena familiar en donde agradecen las cosas que vieron durante esa temporada y le dan la bienvenida a los siguientes 365 días del año.

Para recibir con todas las de la ley el nuevo lapso temporal y cumplir todas sus metas, algunas personas consumen 12 uvas el 31 de diciembre. Por cada unidad ingerida, se puede pedir un deseo para que se haga realidad durante el año.

Te puede interesar: Obsequia estas tarjetas navideñas a tus familiares y amigos

Este presagio, en el caso de los colombianos, se ha mantenido más vivo que nunca con el pasar de los años, pues las familias se han cargado de heredarlo como una de las costumbres infalibles de este festejo.

Aunque muchas personas la ponen en práctica, aún desconocen el peculiar origen de esta tradición. Por eso, aquí te dejamos dos posibles teorías que pueden explicar el nacimiento de este agüero.

De acuerdo con el libro ‘España’ del escritor norteamericano Jeff Koehler, esta antigua costumbre podría surgir a partir de dos motivos: burla hacia los burgueses y estrategia comercial.

La primera hipótesis se remonta, según el libro indicado, en el año 1880, donde la clase burguesa española comenzó a imitar de forma burlesca a los franceses. La mofa se basó en ingerir uvas y beber vino burbujeante durante las celebraciones, simulando la forma en que lo hacían las personas provenientes de la Ciudad de la Luz.

“Poco tiempo después, esta costumbre fue adoptada por ciertos madrileños que iban a la Puerta del Sol para oír campanas de la medianoche y, muy probablemente con ironía o como burla, comer uvas al igual que la clase alta”, añadió el escritor en un artículo para la radio norteamericana ‘NPR’.

Lee también: Árboles de Navidad en ganga: ¿cuánto cuestan y en dónde los puedes encontrar?

La segunda conjetura que plantea Koehler se origina en el año 1909. Durante esta época, según la entidad informativa ‘BBC News’, “los productores de Alicante, en el sureste de España, tuvieron una cosecha excedente de uvas blancas de la variedad típica del lugar, llamadas Aledo”.

Para vender toda la recolección de estos frutos, los vendedores inventaron una forma original de ofrecerlas a sus clientes y las catalogaron como las conocidas “uvas de la suerte”. Esto con el fin de no perder la cosecha y poder subastar la mayoría de la mercancía.